Caminando junto al agua, desvelando la Sierra de Huétor

El pasado domingo 22 de mayo realizamos una visita guiada, la “excusa” era celebrar el Día Europeo de los Parques Naturales que fue el día 21  (bueno, también el Día Mundial de la Biodiversidad que fue el mismo 22 de mayo). A la ruta la llamamos “Del Molinillo a las Mimbres” para dejar claro cuál es el recorrido en esta parte del noreste del parque natural que todavía nos quedaba por visitar en este programa, pero también podríamos haberle puesto algún título más sugerente como “Los Caminos del Agua”. Todo el rato estuvimos a pocos metros de un arroyo o de una acequia, vimos cascadas, manantiales y fuentes. Si lo pensamos bien ya el título oficial adelantaba el protagonismo del agua pues el “Molinillo” hace referencia a antiguos molinos de agua y “Las mimbres” son unas formaciones que requieren mucha humedad. Pasamos a describir algunos momentos de la visita.

Empezamos con el patrimonio etnográfico que supone la historia del “santón” que habitó en el Molinillo hace no mucho. Después fuimos junto al Arroyo de Prado Negro, que es un cauce bastante bien conservado con un bosque de galería de interés del cual nacen diversas acequias. Algunas de estas acequias están logrando ser hogar de una fauna y flora asociada de gran interés. Se ha logrado recientemente el hito de restaurar una acequia que está permitiendo recuperar una antigua pantaneta. Poco a poco, aunando esfuerzos de asociaciones, entidades y administraciones, se puede lograr un espacio con una biodiversidad en aumento.

El camino nos llevó hasta el Centro de Cría de Especies Epicontinentales La Ermita, en actualidad cerrado pero que esperemos que logre su reapertura. Este espacio puede volver a convertirse en un lugar relevante para la conservación de especies como la trucha y el cangrejo autóctono.

Continuamos, y tras pasar por el Cortijo del Despeñadero, llegamos hasta las Cascadas de Prado Negro, tesoro oculto de nuestra sierra. Tras atravesar la aldea de Prado Negro fuimos hasta el inicio de la Acequia del Fardes. Acequia histórica que fue a partir de ese momento nuestra compañera durante gran parte del resto de la jornada. Siguiendo su trazado atravesamos unas de las mejores formaciones de encinar-quejigar que tiene el espacio natural. Un camino que nos permitió sorprendernos con la vida y diversidad que guardan estas formaciones boscosas que antiguamente debieron ser las predominantes. Esta acequia centenaria en la actualidad solo funciona hasta el Cortijo de las Chorreras donde hay una balsa para el INFOCA. Precisamente desde este punto continuamos (siguiendo el “Sendero de las Mimbres”) hacia el Área Recreativa Fuente de los Potros final de nuestro recorrido. En este tramo pudimos contrastar las grandes diferencias que hay entre los pinares de reforestación que atravesamos con las formaciones autóctonas antes mencionadas. Intentamos mostrar la historia de la zona y cómo ha evolucionado el paisaje, desde zonas de cortijos (como el de Las Mimbres, que visitamos) con zonas agrícolas, hasta los actuales pinares de reforestación.

Durante el recorrido vimos, disfrutamos e interpretamos diversos ecosistemas acuáticos (ríos, acequias, manantiales, etc.), encinares-quejigares y pinares de reforestación. Antes de terminar esta jornada (día de la biodiversidad) quisimos mostrar, a través de una dinámica, como todos los ecosistemas tienen unas especies, incluida la nuestra, que están vinculadas en una red que nos hace dependientes unos de otros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s